Opinión del libro: It doesn’t have to be crazy at work.

El libro It doesn’t have to be crazy at work es un libro enfocado en la conducta profesional. Este busca convencerte de que es mejor la efectividad que la productividad en el trabajo. Si buscas entregar más cosas en menos tiempo, en definitiva no debes leerlo. Al contrario, el autor te va a hablar de reducir horas, reducir trabajo, reducir la intensidad de tu flujo, etc.  Vas a hacer menos en lugar de más, por eso debes de leerlo y entender lo que significa trabajar  con calma.

La productividad está sobrevalorada.

La productividad significa hacer más o entregar más cosas en el mismo lapso del tiempo. Esto, traducido en el mundo del desarrollo de software, por lo general es reducir tiempos de entregas y aumentar el número de características que se enviaran. Está bien si tu única medición de éxito es el tiempo que te tardas en construir cosas o el número de items que se irán a producción. Esto no quiere decir que estás entregando un buen producto, tampoco que estás entregando el producto correcto. No, el desarrollo orientado a timelines cortos solo dice: entregamos rápido, y ya. ¿En qué momento construyes cosas de buena calidad? , ¿en qué momento te aseguras de producir the right thing?, la respuesta es: en ninguno. La productividad es para las máquinas, no para los humanos.

La efectividad, en cambio, significa entregar algo lo mejor posible gastando los menos recursos posibles. Esto implica que vas a dedicar tiempo a reducir el desperdicio y mejorar tu técnica de trabajo antes que volcarte a entregar cosas. Mientras que en un enfoque productivo buscas siempre más, con el enfoque efectivo vas a buscar lo contrario, menos. Todos estos temas y más se tocan en el capítulo: Defend your time.

La mayor parte de las horas de tu trabajo, no son horas de trabajo.

El trabajo en la oficina, es todo menos trabajo hecho. Como programador o programadora debes haber notado que es bien poco el tiempo neto que le dedicas a programar. Todo en la oficina busca quitarte tiempo para que no trabajes.  Las reuniones, llamadas, videollamadas, chats, plataformas de mensajería instantánea, eventos, etc. te quitan valioso tiempo. También tienes actividades devoradoras de tiempo en lo técnico: debugging, análisis de logs, trabajo con vagos requerimientos, códigos legados sin testing o documentación, etc., y la lista sigue, ¿en qué momento trabajas entonces?.

La cultura empresarial de muchas empresas busca que estés en la oficina el mayor tiempo posible. Si estás muchas horas en la oficina, entonces algo de trabajo habrás finalizado, ¿cierto?. Muchas horas en la oficina no son iguales a trabajo hecho, por lo tanto, tu responsabilidad como empleado es trabajar del mejor modo posible en tus horarios e irte a tu hora de salida, no más. No debes ser el héroe, tampoco dar el extra, ni sentirte comprometido a quedarte. Toda la parte de pensar en una cultura de calma y la eliminación de una cultura empresarial tóxica se tocan en los capítulos: Dissect your process y Feed your culture.

La cultura de la calma.

Este término: calma suena tan antinatural en el mundo de desarrollo. Hay todo menos calma en un equipo de desarrollo, siempre es todo rápido y en tiempos imposibles. Todo urge y todo es importante, no importa que suceda, ni cuanto te esfuerces siempre se necesita más de ti. Cabe aclarar que no todas las culturas empresariales son así, hay empresas que tiene una visión distinta, desgraciadamente son las minoría. Hay otros modos de trabajar, y eso es lo que buscan explicarte los autores, tu trabajo no tiene que consumirte, tampoco tienes que estar en una carrera imposible contra una pila de trabajo interminable. Lo más relevante en este mundo eres tu y tu familia. Esfuérzate en hacer tu trabajo del mejor modo posible, produce cosas de calidad y dedica tu tiempo libre a las actividades que te gustan. ¿Esto es posible?, sí. La relación con el trabajo no tiene que ser tóxica y no está mal que quieras calma en tu vida, este mensaje es el que tratan de transmitir los autores y lo logran conseguir a través de una serie de artículos ligados entre sí.

Recomiendo ampliamente este libro, sus consejos y opiniones son muy valiosas. El trabajo no tiene que ser una locura, hay un mundo mejor si sabes trabajar de un modo más eficiente.

 

 

Gustavo Sánchez
Últimas entradas de Gustavo Sánchez (ver todo)

Soy especialista en escribir software de calidad. Mediante el uso de marcos de trabajo, técnicas y automatización de procesos he podido reducir los costes operativos de los sistemas de la empresa. Sistemas confiables y adaptables producen clientes felices.

1 comments On Opinión del libro: It doesn’t have to be crazy at work.

Comments are closed.