#Opinión del libro: Love people use things.

En este post te voy a dar mi opinión del libro: Love People Use Things de Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus.

¿De qué trata el libro?.

Este libro, Love people use things, trata de relaciones no solo personales. Si no con todo aquello que te rodea. Todas las relaciones, ya sea contigo mismo, con tus cosas o con las personas que te rodean, generan un desgaste y tienen un coste. Si estas relaciones no le aportan significado a tu vida, entonces, tienes problemas. Ser minimalista no se trata de prescindir de todo, al contrario, se trata de estar rodeado de cosas y personas que te den alegría.

Esta idea de reducir y priorizar la vas a encontrar con diferentes nombres y etiquetas. Cal Newport habla de ideas similares en Deep Work y Digital Minimalism. John Sonmez aborda una idea similar con el estoicismo en Soft Skills. Incluso, en la producción de software tenemos la filosofía Agile y Lean que a su modo buscan objetivos similares. Adicional a esto, tenemos la metodología de Kanban que literal, busca tener siempre presente que es lo más importante que se tiene que hacer.

Menciono todas las similitudes del minimalismo con el trabajo en el desarrollo de software para explicarte el porqué decidí leer este libro, y el porqué te cuento de él.

Stuff.

Claro, el título menciona «cosas». Es obvio que la primera parte va a hablar de tus relaciones con las cosas materiales. No está mal tener cosas, siempre y cuando las cosas sirvan a un proposito. Si tus posesiones no te sirven a ti, entonces tu estas sirviendo a ellas. Los autores te invitan a evaluar tu relaciones con las posesiones materiales. Quizá, no necesitas la mayoría de tus cosas. Es posible que no hayas usado muchos de tus objetos en mucho tiempo. Incluso, si pierdes estas posesiones, en lugar de sentir dolor, puede que el sentimiento sea de liberación.

No hay una fórmula para decidir que es importante y que no lo es. Lo que es valioso para ti, puede no serlo para mí, y viceversa. Conserva aquello que tenga un proposito en tu vida y deja ir todo lo demás. En el momento que dejas ir cosas de tu vida dejas espacio para nuevas cosas. Las cosas que posees no son tu, no hay una representación de lo que eres en ellas. A menos que sean tus creaciones.

Recientemente, tome este consejo con varios aspectos de mi vida. Por ejemplo, con los podcasts. He sido oyente de podcasts durante más de 12 años. Durante este periodo de pandemia deje de escucharlos tan asiduamente; el número de episodios sin escuchar aumento considerablemente hasta llegar a un punto donde no podía escucharlos todos. Decidí dejar ir las cosas. Debo admitir que me producía cierta ansiedad remover las suscripciones. No me costaron dinero, no ganaba nada teniendo más podcasts sin escuchar. Era el sentimiento o la idea de que tenía una historia con estos Feeds lo que me detenía. Para no hacer el cuento largo. Borre dos terceras partes de mis suscripciones. Quede con pocos podcasts para escuchar. Esto me permitió retomar mi hábito. Al tener pocas opciones, solo necesite poner Play.

Te cuento de este decluttering porque es el ejemplo ideal de como no somos consientes del peso que tienen las cosas en nuestra vida. Nuestro miedo interno a perder cosas, proviene del miedo a dejar de ser nosotros mismos. Y por cierto, te recomiendo su podcast: The Minimalists.

Thruth.

La verdad es incómoda. Mientras que es muy fácil hablar con la verdad sobre asuntos de otras personas; hablar o confrontar tus verdades internas puede ser demasiado. No nos gusta reconocer nuestras carencias o nuestros fallos. En lugar de confrontarlos preferimos evadirlos. Es energéticamente más cómodo evadir nuestros problemas que confrontarlos. El problema es que al igual que las posesiones materiales, la acumulación de asuntos sin resolver tiene un coste en nuestras vidas. Coste que absorbemos, porque creemos que el coste es cero, lo cual no es cierto.

Abordar situaciones incómodas con la verdad nos produce vergüenza. No solo es la falta, al descubrir está frente a las personas, nos ponemos en una situación vulnerable; en este escenario, el sentimiento es que no fuimos suficiente, que nos falto, que no estuvimos a la altura. Y lo entiendo, he pasado por situaciones donde la verdad me ha producido este sentir.

La verdad te permite dejar atrás cosas. Contarla, no va a remover todas tus faltas. Pero, te va a poder permitir dejar ir cosas que viven en tu mente. Si dejas ir cosas que no aportan nada a tu vida, dejas espacio abierto para que otras cosas que si le dan significado aparezcan.

Self.

En esta sección. Los autores hablan de tu yo. De tu yo, de la persona que eres en lo físico y psicológico. La primera cosa que te proponen el libro es vivir el presente; tanto vivir en el pasado, como pensar en cosas que no han ocurrido, representan cosas que generan resistencia en tu vida. No puedes cambiar el pasado, ni tienes capacidad de saber que va a pasar en el futuro. Lo único que puedas hacer es vivir el ahora.

Vivir el ahora implica estar consiente de tu ser, tanto en lo emocional como en lo físico. La calidad de tu vida va a estar relacionada con la salud que tengas en el ahora. Si has estado evadiendo problemas de salud, o simplemente no le has prestado atención a los mensajes que te da tu cuerpo. Bueno, has estado dedicándole tiempo a cosas sin importancia. Tu eres la persona más importante en tu propia vida. Nada debería estar por delante de ti y tu salud. Quizá, puedes decir que tus seres queridos están por delante de ti. Es un pensamiento válido, pero, ten en cuenta, que no puedes ayudar a nadie ni tampoco estar presente para las personas que amas si tu salud es mala. Para cuidar a las personas cruciales en tu vida, primero debes cuidarte a ti.

En esta sección los autores hablan del porqué debes de cuidarte, darte tiempo de tener una buena salud. Obvio, para empezar a tener tiempo para ti, primero debes de dejar ir cosas que no aportan nada a tu vida.

Values.

Todos tenemos un conjunto personal de principios, cualidades o virtudes que representan las personas que somos, a estos les llamamos valores. Los valores son diferentes en cada persona y cambian durante toda tu vida. Lo que es importante, lo que te define, tu brújula moral; todo esto, ha cambiado durante tu crecimiento como persona. Es importante que conozcas cuáles son tus valores. Tus decisiones y los problemas a los que te enfrentas pueden entrar en conflicto con tus propios valores. Todas las situaciones en las que actúas en contra de tus propios principios pueden quitarte alegría en tu vida.

Los autores categorizan los valores en tres grupos, valores fundamentales, secundarios y superficiales. Los primeros son tus cimientos, la raíz de lo que eres (salud, relaciones personales, creatividad, crecimiento y contribución). Los segundos son menos valiosos, valores que pueden ir y venir (autonomía, humildad, movilidad, cualidad, sinceridad, vulnerabilidad, etc. ). Y los últimos son cosas que tienen poca afectación en tu día a día (estética, arte, diseño, meditación, música, lectura, escritura, etc.). Por ejemplo: tu sentido estético, tus gustos en música o en ropa. Todo eso, puede cambiar de un momento para otro. Estas cosas, si bien te pueden definir como persona, no lo hacen a un nivel profundo.

Tus relaciones personales deberían estar alienadas con tus valores relevantes y los de la otra persona. Si no hay una compatibilidad la relación va a tener problemas. Esto no quiere decir que solo debes buscar a personas que estén completamente alineadas contigo. La alineación debe ser al menos en tus valores fundamentales. Cada caso es distinto, y personas con distintas formas de ver la vida pueden tener una relación que aporte valor a la vida de ambos. Todo esto se puede dar con respeto y entendimiento.

Creativity.

Este capítulo habla de tu relación con la creatividad o el proceso de crear. Entiéndase por todo aquel trabajo que produce algo tangible o intangible. Ser creativo no nada más aplica para cosas artísticas. Todos tenemos el deseo intrínseco de producir cosas. Desgraciadamente, siempre inventamos excusas o nos contamos narrativas donde nos vemos imposibilitados para hacer el trabajo.

Para producir necesitamos tener tiempo, y tiempo hay. Lo que sucede es que este tiempo está ocupado por actividades que no aportan valor.  Para tener este tiempo solo necesitas quitar distracciones, no las voy a mencionar porque la lista es interminable. Este tema también lo toma Cal Newport en Digital Minimalism.

Una vez que tienes el tiempo, necesitas sentarte a hacer el trabajo, sea el que sea. La creatividad solamente ocurre mientras trabajas. El resultado es irrelevante. Cuando eres capaz de tener una rutina en la que únicamente te enfoques a producir, los resultados van a aparecer por sí mismos. Estas sesiones de trabajo donde te dedicas a crear también ya las he visto con otro nombre, como en Deep work.

En resumen, si quieres crear, siéntante a trabajar, produce, sea lo que sea que te llame atención. Y no seas perfeccionista. Tu miedo al fallo te impide producir, porque prefieres no producir algo que puede no ser perfecto, a producir algo tangible que no sea tan bueno como en tu mente.

Money.

El dinero es una herramienta fundamental en nuestras vidas. Nuestra relación con este va a afectar directamente nuestra calidad de vida. No siempre queremos aceptar las verdades detrás de un mal manejo de nuestras finanzas. El dinero tiene que servirte, no tu a él. Para que el dinero comience a servirte tienes que reparar tu relación con él. Entender lo que significa vivir de acuerdo a tus posibilidades.

Los autores nos hablan de como siguieron los consejos de Dave Ramsey y su equipo. No voy a entrar en detalle sobre el método de Ramsey. Sus reglas y consejos funcionan. Parten exactamente de las mismas necesidades del minimalismo que es: tomar control de tu vida a través de una serie de acciones.

Hay más enfoques de trabajo de finanzas que el de Ramsey, pero, hay que reconocer que su método funciona.

Conclusiones.

Soy fan de Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus. Escucho sus podcasts, y gracias a ellos me anime a leer este libro. Sus conejos y forma de ver el mundo me han ayudado a remover cosas de mi vida. Con esto he podido empezar a hacer cosas que me están aportando mayor valor.

Este libro se podría ver como un libro de autoayuda, donde los autores se ponen en un pedestal y te iluminan con sus verdades. No es el caso, la primera parte de este libro nos cuenta la historia de vida de los dos autores; nos explican todos y cada uno de sus errores. Y como es que terminaron abrazando el minimalismo. Esto es importante, al menos para mí. Las historias de fracaso me hacen empatizar mejor y me dan más valor. Sus consejos parten de la humildad y la experiencia personal. Estos consejos los puedes adecuar en tu vida personal del modo en que mejor te acomode.

Es una lectura recomendada si quieres hacer mejor las cosas en lugar de hacer más cosas.

 

Referencias.

 

Gustavo Sánchez